Wednesday, October 3, 2012

Chirrio. Cheerio.

Los bloggers activos, como el día de ayer los adictos a Usenet, somos dinosaurios. Somos rezagados. Nostálgicos. Simple anacronismo. Miren:

Comments Off  - inactivo desde Febrero 2011
EC Sin Censura - nada desde 2010
Fátima Ifigenia Quishpe - se ha borrado (?!)
Guayaquil Insumiso - nada desde Febrero
José María León Cabrera - invitation only
Kojudeces - nada desde septiembre 2011
Little Miss Joan - más fácil conseguir una invitación a una Queen's Garden Party, meseems
Polificción - nada desde el 5 de agosto
Quanta Perdida - me da un error

Bueno, no hace falta insistir. Mi blogroll parece un museo regentado por Vincent Price. Los que aun siguen, parece que sólo se repiten. Hacen vibrar la ruedita como hamsters. Una luz tenue, alguna chispa, telarañas, ratas. Yo también, supongo. Da un poco de pena.

En parte la culpa seguramente es de Twitter. Algún lector caritativo últimamente me ha recordado, demostrándolo, que un artículo de varios miles de palabras suele ser reductible a 140 carácteres sin hacerle demasiada violencia. Sólo es cogerle el truco. Y es cierto: me conviene economizar. Los tiempos no están para parlanchines.

En parte también, un lógico y comprensible hastío. A estas alturas, ya sabemos que serán reelegidos Correa, Chávez, Obama. No hay buenas noticias en el horizonte. En ningún horizonte. Ni en el mío siquiera.

Lo que más faltan son mujeres. Cuando hay mujeres, hay ilusión. Pero el arrebatamiento, en que todas ellas fueron trasladadas a una lejana galaxia, ya ocurrió. A estas alturas sólo quedan algunos simulacros. Remedos. Zombis.

Y además, blogger no ha sabido capear el temporal reinventándose, que bien hacía falta, rediseñándose, acomodándose a la mirada tridimensional. Se ha quedado más acartonado que la media debajo de la cama de un quinceañero. Y por si todo esto fuera poco, Alvaro Noboa vuelve a aparecer en la tele, como si todo esto fuera Groundhog Day. Sólo hace falta que aparezca la Inquisición Española.

Necesito otra cosa. Reinventarme yo también. Esto ya no da para más.